miércoles, 18 de agosto de 2010


NÁCAR

Algún día seremos libres y volaremos con alas de Nácar.

Llegó un día en el que la grieta se abrió profunda y sangrante, la naturaleza y el hombre se separaron irremediablemente.

Hace muchos años, una mañana la naturaleza la creo, nacida del barro y de las hojas, del agua y del viento, del sol y de la luna reencarnó la criatura en cuerpo de mujer, se llamó Dea Mar, y recorrió el mundo fantástico junto a sus compañeros de viaje, el mago Lavondis, la apasionada Nazca, la torturada Samara, el misterioso Elmo; escapando del obispo Leónides, de Caisus el mago negro; de un mundo en el que la fractura natural comienza a ser demasiado palpable.

Todos ellos intentarán que el hombre no cometa el mayor error de separarse del mundo que le rodea, vivirán un sinfín de aventuras, se reencontrarán con sus demonios y con sus propio peregrinaje, para recorrer un camino de esperanza con Dea Mar al frente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario