viernes, 30 de octubre de 2009

 


Ada
       Acerca despacio tu oído a mi boca porque quiero contarte despacio y sin prisa una maravillosa historia:
      Una mujer llada Ada se marchó al desierto llamada Nada en busca del Alma perdida.
        Para ir deshaciendo lentamente sus corazas materiales, ir adentrándose en lo esencial, para tratar de hallar el brillo de la luz en la oscuridad, allí donde todos somos maestros y aprendices.
      Un viaje para reencontrarse con lo que de verdad importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario